La lectura en parejas: Guía práctica (Parte III)

Lectura en parejas III

Este post es el tercero de un total de cuatro y su objetivo principal es acercar al profesorado una guía práctica de cómo trabajar la lectura en parejas dentro  del aula. Puedes encontrar el primer post aquí y el segundo aquí.

Todos los materiales que se presentan a continuación son una traducción parcial del documento creado por el National Literacy Trust y titulado Pair Reading schemes: a teacher toolkit.  Su versión original está disponible en:  http://www.literacytrust.org.uk/assets/0001/1015/Paired_reading_scheme_toolkit.pdf

APOYO AL ALUMNO TUTOR

EL éxito del programa de lectura en parejas va a depender en gran medida de la habilidad de los alumnos tutores que selecciones para ayudar a su compañero tutelado. Por tanto, es necesario el tiempo y apoyo suficientes para garantizar que están preparados para su papel. A continuación se describen algunas actividades que puedes hacer para garantizar el éxito en esta área. La sección que sigue a ésta contiene los aspectos técnicos de cómo acompañar la lectura.

Involucra a algunos tutores en la preparación de las sesiones

Si haces esto, los alumnos tutores van a sentir que forman parte del proyecto y, por tanto, su nivel de implicación aumentará.

Las primeras sesiones de entrenamiento

Es importante que te cerciores de que estás dedicando el suficiente tiempo para entrenar a los alumnos tutores antes de que comiencen a trabar con sus compañeros tutelados. Idealmente, debieras ofrecer a los alumnos tutores unas sesiones breves de formación que cubran todos los aspectos de la siguiente sección: guía y consejos prácticos para los tutores. Esta es una oportunidad excelente para confirmar que los alumnos tutores definitivamente quieren participar, aprender cómo ser un tutor efectivo y resolver todas las preguntas y dudas que tengan.

Apoyo continuo durante las sesiones

Trata de estar siempre a mano para ayudar a los tutores durante las sesiones de lectura en parejas.

Sesiones de seguimiento para los tutores

Es importante hablar de forma regular con los tutores y comprobar que siguen seguros y satisfechos con su papel.  Es recomendable organizar sesiones breves de seguimiento una vez al mes o en la mitad de cada trimestre donde:

  • Los tutores puedan compartir sus experiencias en el programa de lectura compartida.
  • Puedan hacerte preguntas y resolver dudas.
  • Como profesor, puedas introducir pequeñas indicaciones sobre cómo pueden mejorar su papel de tutores.
  • Como profesor, puedas ayudarles a evaluar los progresos que están haciendo.

Recompensa por participar en el programa

Los tutores han de ser elegidos por su motivación interna pero darles algún tipo de premio o recompensa ayudará a que su entusiasmo no decaiga con el paso del tiempo.  Puedes usar el sistema de incentivos que usas habitualmente en el aula, crear un premio específicamente para el programa de lectura en parejas o explorar si a nivel local o estatal existe ya algún tipo de premio al que puedes presentar a los alumnos tutores que consideres que son merecedores del mismo.

GUÍA Y CONSEJOS PRÁCTICOS PARA LOS TUTORES

Esta guía y consejos prácticos deben ser entregados a los alumnos tutores antes de comenzar con el programa de lectura en parejas. De la misma forma, hay que dar a estos alumnos la posibilidad de practicarlos antes de comenzar la primera sesión como tutores de sus compañeros tutelados. Se recomienda que estas sesiones informativas sean grupales.

Esta guía está destinada a  alumnos tanto de primaria como de secundaria y cubre todas las áreas posibles que han de ser explicadas a los tutores. La habilidad de los tutores varía de curso a curso y en función del grupo por lo que el tutor ha de valorar previamente si quiere presentar a los tutores todas las estrategias desde la primera sesión de formación y también si necesita adaptar la guía a la edad o habilidad de los tutores  con los que estás trabajando.

Formación para ser un tutor (Consejos generales)

Clarificar el rol del tutor.

Es importante determinar desde el primer momento qué se espera de un alumno tutor y qué está fuera de su función. Los tutores tienen que entender que:

  • Su función es ayudar a sus compañeros a leer durante las sesiones de lectura en parejas.
  • Poco a poco tienen que conocer a su compañero y crear un buen clima durante las sesiones de lectura.
  • Animar a su compañero a que lea por placer fuera del colegio.
  • Necesitan ejercer de modelos lectores para sus compañeros tutelados y compartir con ellos sus gustos lectores y recomendaciones.
  • Tienen que estar concentrados durante las sesiones.

Pero los tutores también tienen que entender que:

  • No son responsables del rendimiento y nivel lector de sus compañeros tutelados.
  • Hablar con el tutor sobre cualquier cosa que les preocupa o que pueda poner a su compañero o a él en riesgo, como un caso de bullying.
  • Que no son los profesores del niño y, por tanto, no deben encargarse de disciplinarlo como si lo fueran. Los tutores han de entender que han de comunicar al profesor cualquier cuestión relacionada con la conducta.
  • Están representando al colegio y no han de influir en su compañero tutelado con opiniones negativas sobre el colegio o los integrantes del mismo.

Lectura en parejas Parte III Cuadro 1

Cómo construir una relación sincera con el alumno tutelado

Es importante que el tutor tome la iniciativa a la hora de crear una buena relación con su compañero tutelado desde el principio.  Como profesor, anima al alumno tutor a conocer a su compañero desde la primera sesión. Esto puede incluir:

  • Mostrar interés en sus compañeros.
  • Compartir qué les gusta y qué les disgusta en relación a intereses y hobbies.
  • Buscar cosas que tengan en común.
  • El alumno tutor explica al alumno tutelado cuál es su función para que se sienta cómodo.
  • Indagar sobre qué piensa el alumno tutelado sobre la lectura.
  • Aclarar cualquier preocupación o miedo que tenga el alumno tutelado sobre el programa.
  • Hablar sobre qué creen ambos alumnos que pueden lograr gracias al programa (esto dependiendo de la edad de los alumnos).

Lectura en parejas Parte III Cuadro 2

Ofrecer halagos

Una de las cosas más importantes que puede hacer el tutor es animar al alumno tutelado a través de sus comentarios. Por tanto, algo que conviene hacer durante las sesiones de formación de los tutores es discutir qué frases y expresiones utilizar para animar a los compañeros tutelados.

Invita a los tutores a ser lo más específicos posible con sus halagos. Los tutores tienen que prestar atención a la lectura de sus compañeros tutelados y, más que darles feed-back general como “muy bien” o “buen trabajo”, tienen que intentar señalar por qué están tan satisfechos de sus compañeros. La edad de los estudiantes determinará si pueden o no hacer esto. Si pueden, podrían usar cualquiera de estas expresiones:

  • “Muy bien por haber leído correctamente las palabras X y Y.”
  • “Has leído la palabra X tú solo. Estoy muy orgulloso de ti.”
  • “¡Genial! Me acabas de demostrar que realmente has entendido de qué iba el capítulo/ historia.”
  • (en respuesta a una pregunta) “La pregunta que me acabas de hacer es muy interesante.”
  • “Has leído el capítulo/la frase de forma mucho más fluida que cuando lo leímos juntos la semana pasada. Noto lo mucho que estás mejorando.”

Lectura en parejas Parte III Cuadro 3

Ofrecer consejos y aportar críticas constructivas

Dependiendo de la edad de los tutores, deben ser animados a vigilar el progreso de sus compañeros tutelados y tomar nota de todos los avances que noten.  Esta tarea entraña cierta dificultad y además no es fácil entrenarla.

Si crees que tus alumnos tutores son capaces de pensar acerca del progreso de sus compañeros tutelados, presenta a los tutores las preguntas que se enumeran más abajo. A medida que el proyecto avance y que los tutores ganen confianza, aprovecha las sesiones formativas para preguntarles por los progresos de sus compañeros tutelados. Pide a los tutores que chequeen las siguientes señales de progreso (dependiendo de la edad, esto puede o no ser posible):

  • ¿El alumno tutelado está disfrutando más de las sesiones de lectura en pareja? ¿Te habla más sobre la lectura?
  • ¿Está el alumno tutelado leyendo más fuera del colegio o de las sesiones de lectura que antes?
  • ¿Está el alumno tutelado leyendo con más fluidez, con menos pausas e interrupciones que antes?
  • ¿Lee el alumno tutelado las palabras largas con menos errores ahora?
  • ¿Comprende el alumno tutelado las historias mejor que lo hacía antes?
  • ¿Puede el alumno tutelado leer durante más tiempo de lo que hacía antes?
  • ¿Está el alumno tutelado más seguro? ¿Está más contento mientras lee que antes?

Siguiendo con esto, una herramienta que puede ayudar al alumno tutor y al tutelado a pensar sobre el progreso del segundo es un registro que ambos completen en un momento al final de cada sesión. Una forma fácil y muy visual de hacer este registro es mediante un gráfico que ellos mismos hagan: anotando cada día de sesión la fecha y el número de acierto. Ahora bien, es importante que el profesor se asegure de que esta gráfica produce un efecto positivo en el alumno tutelado. En caso contrario, en caso de que lo vivan como una carga, es mejor eliminarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s