A vueltas con el método Doman

Bits de inteligencia

Hace unos días Elisa Guerra me facilitó un enlace a un estudio sobre la supuesta eficacia del llamado método Doman (bits de inteligencia y patterning) para favorecer el desarrollo neurológico de niños con Síndrome de Down.  Lo hacía a través de un comentario a mi post ¿Dónde están los niños genios de Glenn Doman?. El trabajo en cuestión fue publicado por Patrick James Baggot y Rocel Medina Baggot en 2016 por la revista Journal of American Physicians and Surgeons. En síntesis, los autores de esta investigación concluían que el método Doman puede llegar a doblar el ritmo del desarrollo neurológico de los niños con Síndrome de Down. Tras leer atentamente el estudio, voy a hacer una serie de observaciones que afectan de forma importante tanto a la credibilidad de las fuentes como a la validez de sus conclusiones.

  1. Sobre la revista

Copio literalmente la advertencia que ofrece la Wikipedia en su entrada sobre la asociación que publica esta revista (las negritas son mías):

“The Journal of American Physicians and Surgeons is not listed in academic literature databases such as MEDLINE/PubMed or the Web of Science. The quality and scientific validity of articles published in the Journal have been criticized by medical experts, and some of the political and scientific viewpoints advocated by AAPS are not held by mainstream scientists and other medical groups. The U.S. National Library of Medicine declined repeated requests from AAPS to index the journal, citing unspecified concerns. Quackwatch lists JPandS as an untrustworthy, non-recommended periodical. An editorial in Chemical & Engineering News described JPandS as a “purveyor of utter nonsense.”  Investigative journalist Brian Deer wrote that the journal is the “house magazine of a right-wing American fringe group [AAPS]” and “is barely credible as an independent forum.” Writing in The Guardian, science columnist Ben Goldacre described the Journal as the “in-house magazine of a rightwing US pressure group well known for polemics on homosexuality, abortion and vaccines.”

En resumidas cuentas, esta revista no está reconocida por la comunidad científica.

  1. Sobre los supuestos teóricos de los autores

Los autores sostienen que los ejercicios que caracterizan al patterning, como el gateo o la braquiación (recorrer colgado una escalera horizontal con la ayuda de las manos), favorecen el desarrollo neurológico. Sobre el primero afirman que “es recomendable que los niños gateen un mínimo de cuatro horas al día”. También mencionan una práctica que yo no conocía, el “masking”, que consiste básicamente en respirar a través de una “máscara  especial” para supuestamente aumentar el dióxido de carbono y estimular así el desarrollo pulmonar, el volumen torácico, la vasodilatación cerebral e incluso la circunferencia de la cabeza. Por supuesto, ninguna de estas afirmaciones va acompañada de referencias. De la misma forma, los autores no citan en ningún momento las advertencias de la Asociación Americana de Pediatría sobre la falta de eficacia del patterning y los altos costes económicos y personales que lleva asociados (1982, 1999).

Junto con el patterning, los autores también sostienen que los conocidos bits de inteligencia son eficaces para los niños con Síndrome de Down. Además, señalan que estos materiales se puede usar para enseñar a leer a bebés de 4 a 6 meses de edad o para enseñar contenidos matemáticos, como la estimación, desde “un enfoque de hemisferio derecho”. Sin embargo, conviene destacar que todas estas afirmaciones constituyen mitos conocidos y  sólidamente desacreditados por la comunidad científica. Si alguien quiere saber más sobre ellos puede obtener más información aquí, aquí, aquí o aquí.

  1. Sobre el método del estudio y su peso en los resultados

Curiosamente, los autores comienzan citando los punto débiles de un estudio anterior (von Tetzchner y cols., 2013). En concreto, critican el reducido tamaño de la muestra, la gran variedad de diagnósticos que presentan los participantes o la edad a la que se comienza a intervenir con ellos. Sin embargo, su trabajo está plagado de defectos no menos importantes que invalidan las conclusiones alcanzadas, algunos compartidas con el estudio de 2013. Citaré solo algunos de ellos. Posiblemente el problema más obvio e importante del estudio es que carece de grupo de control. Se trata de un diseño pre-post que no permite confirmar si los cambios se deben a la intervención objeto de estudio o a otras variables como la simple maduración de los niños, el curso natural de la enfermedad, o el impacto de actividades ajenas a la intervención. A este defecto hay que añadir que las pruebas que utilizan para medir el ritmo del desarrollo neurológico antes y después de la intervención son pruebas propias, no estandarizadas, y los autores no aportan en ningún momento información sobre las tareas que éstas incluyen. Por último, tanto la muestra como la intervención apenas se describen en el artículo (por ejemplo, no aportan información sobre el número de sesiones, duración de las mismas, tareas específicas que se realizan, etc.). En conjunto, esto supone que ningún otro investigador podría repetir este estudio o juzgar si las herramientas que se han utilizado son válidas o fiables, porque la información necesaria sencillamente no está disponible ni referenciada. Para que el lector se haga una idea de la importancia de estos defectos metodológicos, baste decir que ningún medicamento podría aprobarse en base a un estudio de estas características.

  1. Sobre las conclusiones

Las importantes limitaciones mencionadas no les impiden a Baggot y Baggot concluir que el método Doman es eficaz a la hora de promover el desarrollo neurológico de los niños con Síndrome de Down. Esta conclusión se apoya en otros estudios propios publicados en este misma revista, buscando paralelismos con experimentos con ratas sometidas a una privación sensorial extrema o echando mano de los mitos ya mencionados en la introducción.

En definitiva, este estudio no altera las conclusiones principales de mi entrada anterior: A día de hoy no existe evidencia científica convincente que demuestre la eficacia del método Doman.

Referencias

American Academy of Pediatrics (1982). The Doman-Delacato treatment of neurologically handicapped children. Pediatrics, 70, 810-812.

American Academy of Pediatrics (1999). The treatment of neurologically impaired children using patterning. Pediatrics, 104, 1149-1151.

Baggot, P. J., & Baggot, R. M. (2016). Doubling the Rate of Neurologic Development in Down Syndrome: a Pilot Study. Journal of American Physicians and Surgeons, 21, 41-46.

von Tetzchner, S., Verdel, M., Barstad, B. G., Gravås, E. M., Jahnsen, R., Krabbe, S., Ramstad, K., Schiørbeck, H., Skjeldal, O. H., Tranheim, R. S., Bang, B., Jensen, B., Jensen, H., Kildemoes, L., Mottlau, J., Rasmussen, K. V., & Ytting, H. (2013). The effect of interventions based on the programs of The Institutes for the Achievement of Human Potential and Family Hope Center. Developmental Neurorehability, 16, 217-29.

¿Quieres ayudar a tus hijos? Llena la casa de libros

Books

“Los niños que se crían en hogares con muchos libros permanecen escolarizados tres años más que los niños que proceden de hogares sin libros, independientemente del nivel educativo, oficio y clase social de sus progenitores. Esta disposición de abundantes libros en el hogar es tan ventajosa como tener progenitores universitarios frente a progenitores sin educación escolar y doblemente ventajosa a tener progenitores cualificados frente a progenitores sin formación profesional. Esto se cumple en países tanto ricos como pobres, tanto en el pasado como en el presente”. Así comienza el resumen del trabajo publicado por Evans y colaboradores en el año 2010, que incluye una muestra de más 70.000 participantes de 27 países diferentes. Curiosamente, estos autores sugieren que la cultura de las familias (entendida como el estilo de vida de los hogares donde hay abundantes libros y donde estos se aprecian, se leen y se disfrutan) se mantiene generación tras generación, en buena medida de forma espontánea, e independientemente de la educación formal y clase social.

La importancia que tiene el número de libros presentes en el hogar ha sido objeto de interés en varias ocasiones. Una de las más recientes tuvo lugar en el año 2014. Concretamente el equipo de van Bergen y colaboradores realizó un meta-análisis para determinar, entre otros,  la relación que existe entre el nivel de alfabetización en el hogar y la competencia lectora de los niños. Los resultados mostraron que los factores genéticos (en concreto la fluidez lectora de los progenitores) correlacionan fuertemente con el rendimiento lector de los niños, por encima de factores ambientales (como la formación académica o la frecuencia con la que leen los progenitores). Este hecho puede resultar algo desolador ya que a día de hoy poco podemos hacer con los genes que “nos han tocado”. Sin embargo, también demostraron que el número de libros en el hogar correlaciona notablemente con el nivel lector de los niños, independientemente de los factores genéticos. ¿Significa esto que el mero hecho de tener muchos libros en casa favorece el rendimiento lector de los hijos? La respuesta es un rotundo no.

El número de libros en un hogar se suele medir a través de dos tipos de cuestionarios: aquellos en los que se pide a las familias que estimen el número de libros que tienen en el hogar y aquellos en los que se las pide que determinen la veracidad del título o los autores de un conjunto de libros (este último parece ser el método más objetivo). Pues bien, los estudios que han medido el número de libros presentes en el hogar empleando este tipo de cuestionarios han encontrado que esta variable está fuertemente relacionada con cuánto leen los progenitores a los niños (Mysberg y cols, 2009). Lo determinante por tanto no es la cantidad de libros que se tiene en el hogar sino el uso que se hace de ellos, esto es, las actividades de lectura que los progenitores hacen con sus hijos. En este sentido, la lectura compartida es una opción muy recomendable.

Leer a los niños, exponerles desde edades tempranas al lenguaje escrito, está íntimamente relacionado con las habilidades orales y lectoras que estos van a desarrollar a lo largo de su vida académica, desde la etapa de infantil hasta la universidad. Por habilidades lectoras nos referimos tanto al descifrado como a la escritura y la comprensión. De hecho, la evidencia muestra que la relación entre la exposición temprana al lenguaje escrito y el desarrollo de la competencia lectora y el lenguaje oral es recíproca (Mol y cols, 2011). Los niños y jóvenes expuestos al lenguaje escrito adquieren una serie de habilidades específicas y conocimientos (por ejemplo, vocabulario rico, representación ortográfica de las palabras…) que favorecen tanto su competencia lectora como su deseo de leer por placer, lo cual se traduce a su vez en una mayor exposición al lenguaje escrito. Por el contrario, los niños menos expuestos al lenguaje escrito tienen menos oportunidades de adquirir conocimientos y de desarrollar unas habilidades de lectura y escritura adecuadas. Esto disminuye su deseo de leer y, por tanto, su exposición al lenguaje escrito. En la literatura este fenómeno se conoce bajo el nombre de “efecto Mateo”. Esto es, los niños con un rendimiento lector alto leerán cada vez más y, por tanto, desarrollarán más su competencia lectora mientras que los niños con un rendimiento lector pobre leerán cada vez menos y se alejarán más del nivel lector esperado para su edad o nivel escolar (Stanovich, 1986).

A modo de síntesis, la exposición al lenguaje escrito está íntimamente ligada al desarrollo del lenguaje oral y de la competencia lectora. Esta relación es recíproca, comienza antes del aprendizaje formal de la lectura y se prolonga al menos hasta la universidad (Mol y cols., 2011). En el caso de los niños más pequeños, esta exposición al lenguaje escrito depende casi por completo de los progenitores mientras que, más adelante, será el placer por leer el que juegue un papel determinante. Por tanto, si quieres ayudar a tus hijos a ser lectores competentes en el futuro, reserva en casa un espacio generoso para libros y crea una rutina de lectura lo más placentera posible tanto para ti como para ellos. En definitiva, fomenta el hábito lector dentro del hogar, y cuanto antes mejor. Todos saldréis ganando (aquí encontrarás algunos consejos prácticos al respecto).

Referencias

Evans, M. D. R., Kelley, J., Sikora, J., & Treiman, D. J. (2010). Family scholarly culture and educational success: Books and schooling in 27 nations. Research in Social Stratification and Mobiity, 28, 171-197.

Mol, S. E., & Bus, A. (2011). To read or not to read: A meta-analysis of print exposure from infancy to early adulthood. Psychological Bulletin, 137, 267-296.

Mysberg, E., & Rosén, M. (2009). Direct and indirect effects of parent’s education on reading achievement among third grades in Sweden. British Journal of Educational Psychology, 79, 695-711.

Stanovich, K. E. (1986). Matthew effects in reading: Some consequences of individual differences in the acquisition of literacy. Reading Research Quarterly, 21, 360-407.

van Bergen, E., van Zuijen, T., Bishop, D., & de Jong, P. F. (2014). Why are home literacy environment and children’s reading skills associated? What parent skills reveal. Reading Research Quarterly, 52, 147-160.